Ruta Vigo Renovador

33. Edificio Plastibar

Situación: Rúa do Marqués de Valladares 27

En el mismo año en que terminó sus estudios, 1957, Xosé Bar Boo finaliza el proyecto del número 35 de la calle del Marqués de Valladares. Así surgía una de las más logradas obras de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX en Galicia.

Edificio entre medianeras con un programa de usos variado: tres viviendas, oficinas y locales comerciales. Todo el conjunto se desarrolla en un sincero juego volumétrico, siguiendo las pautas del Movimiento Moderno en la que la forma era resultado de la función.

Este edificio está concebido de dentro a fuera, haciendo que el aspecto formal de sus fachadas sean reflejo del contenido interior sin menospreciar, ni olvidarse de la relación con el entorno que le rodea, que en este caso se consigue de manera dialogante e integradora. El resultado exterior es un ejercicio notable de composición neoplástica, en el que los diferentes usos que hay en el edificio se reflejan en el tratamiento diferente de los huecos y materiales. Predomina el cerramiento acristalado, roto por los forjados que se proyectan al exterior, con la función de proteger del sol en verano y prolongar visualmente el espacio interno. Las viviendas se diferencian al introducir en la fachada cerramientos opacos revestidos de granito pulido para las zonas más privativas, y jardineras encastradas en los huecos acristalados. Sin embargo, las plantas dedicadas a oficinas se plantean mucho mas diáfanas, en el que los grandes huecos acristalados y armónicamente compartimentados son los protagonistas.

El resultado es un juego de líneas verticales y horizontales y de planos de color, que componen una de las fachadas más celebradas de la arquitectura moderna española.

Hay que destacar, también, que las tres viviendas planteadas se diseñan como si fueran viviendas unifamiliares con jardín. Para ello, el arquitecto proyecta viviendas superpuestas abiertas a terrazas-jardín, generando una gran riqueza espacial interior. El patio interior se va ensanchando con la altura, lo que permite una mayor riqueza espacial en cuanto a relaciones y una mejor iluminación natural y ventilación.

Como es habitual en todas las obras de Xosé Bar Boo, es interesante fijarse en la calidad de los pequeños detalles existentes, como son el diseño de las escaleras, los paños de gresite del portal y zonas comunes, y el tratamiento de las carpinterías.

Simbología:

El edificio Plastibar marcó el punto de inflexión en el que la arquitectura gallega retomó el discurso del lenguaje y estilo moderno tras el largo paréntesis de la posguerra, mostrando el relevo generacional que abrió una nueva página.

Anecdotario:

Fue la primera obra del arquitecto Xose Bar Bóo. El proyecto lo comenzó aun siendo estudiante de arquitectura.

Galería de fotos

Mapa de situación

Sistema de rutas cofinanciado por:

logo

Fondo europeo de desarrollo regional (FEDER)

Una manera de hacer Europa

logo
 

Ayuntamiento de Vigo

Plaza del Rey 1 - 36202 - Vigo (Pontevedra) - Teléfono: 010 - 986810100