|
GA
Escudo Concello de Vigo

Limpieza

Latas

Dónde depositarlas

Se depositan en los colectores de color amarillo de 2.400 litros.

Qué puedo depositar

Envases ligeros domésticos: latas y envases metálicos.

  • SI: latas de bebida, conservas de pescado y alimentos infantiles, latas y botes de refrescos, de cerveza, de conservas, bandejas de aluminio, tapas metálicas...
  • NO: envases de aerosoles llenos, botes metálicos de pinturas o de productos químicos, pequeños electrodomésticos ni productos de informática que contengan tinta.

Cómo colaborar con la recogida selectiva

  • Aplasta las latas y envases metálicos para ocupar menos espacio.
  • Escurre bien su contenido y procura que no contengan líquidos ni restos orgánicos.
  • Nunca abandones los envases al lado del contenedor.

A dónde se llevan

Van a la Planta de transferencia de Guixar, de ahí a la planta de clasificación de envases de SOGAMA, para finalmente ser reciclados en los centros recicladores autorizados por ECOEMBES y ECOVIDRIO.

Cómo se clasifican y reciclan

Los envases metálicos, ya sean de hojalata o de aluminio son seleccionados mecánicamente mediante electroimán y corrientes de Foucault respectivamente.

Posteriomente se prensan y se envían a las plantas de acondicionamiento y reciclaje que con anterioridad haya indicado Ecoembes.

Los fardos de hojalata son llevados a fundición. Allí son triturados, se eliminan las impurezas en una criba y se convierten en chatarra de buena calidad, materia prima indispensable para la fabricación del nuevo acero.

Una vez obtenida la bobina de hojalata, ésta se envía a las diferentes fábricas de envases metálicos para que le den la forma deseada según el uso que vaya a tener.

El reciclado de los envases de aluminio es muy sencillo. Una vez separados se trituran, se compactan y se vuelven a refundir, obteniendo una serie de placas de aluminio listas para volver a fabricar nuevos envases o productos de aluminio.

Beneficios del reciclaje

  • Existen en la actualidad hornos eléctricos que producen acero nuevo sólo a partir de chatarra.
  • Por cada tonelada de acero usado que reciclamos, ahorramos una tonelada y media de mineral de hierro y unos 500 kilogramos de carbón, además de un 70% de energía y un 40% de agua.
  • Al producir aluminio a partir de chatarra existe un ahorro del 95% de la energía si se compara con la producción a partir del mineral primario, la bauxita.
  • En el año 2003 en España se reciclaron el 57% de los envases usados de acero.
  • Reciclar el aluminio es importante, porque en los vertederos no se degrada y al incinerarlo produce emisiones de metales pesados muy contaminantes.
  • Una lata de aluminio que tiremos fuera del contenedor adecuado, seguirá siendo un residuo sólido durante los siguientes 500 años.