|
GA
Escudo Concello de Vigo

Cultura y arte

Instituto Santa Irene

  • Arquitecto: Antonio Cominges
  • Año: 1941
  • Localización: Plaza de América s/n

Edificio realizado con el capital donado por José Policarpo Sanz a la ciudad de Vigo tras su fallecimiento.

José Policarpo Sanz, filántropo nacido en Marín y fallecido en París en 1889, alcanzara gran fortuna en la emigración en Cuba y en los Estados Unidos. Tras su muerte, su testamento indicaba el legado de su fortuna a la ciudad de Vigo, pero esta donación incluía una serie de cláusulas. Tras la muerte de su esposa, Irene de Ceballos, una parte del capital tendría que destinarse a la construcción de un edificio de cantería, que sería utilizado como colegio e instituto y que llevaría el nombre de “Santa Irene”. En este instituto se reservaría una sala para exposición de su colección de arte, que también le donaba a la ciudad. La otra parte de su capital iría destinada a la creación de un hospital de caridad. Irene de Ceballos fallece en agosto de 1935.

En marzo de 1941, la corporación municipal, presidida por Luis Suárez Llanos, asume la cesión de la parcela de “El Carmen” para iniciar la construcción del instituto. El arquitecto Antonio Cominges Tapias será el encargado de diseñar el proyecto, y de las obras se encargará la casa Pérez Conde.

Las obras finalizan en marzo de 1946. El Instituto Santa Irene es inaugurado oficialmente el 16 de septiembre de ese mismo año, en un acto celebrado en el paraninfo del centro.

Se trata de una construcción con planta en forma de E, buscando una mayor iluminación y ventilación del interior. La fachada principal sigue un esquema ecléctico. La ornamentación se centra en el cuerpo central, destacado con una poderosa torre que actúa como elemento emblemático y referencial. La primera y segunda planta está compuesta por una sucesión de columnas jónicas dobles que se suceden verticalmente. En el acceso principal hay un amplio pórtico sobre el que se sitúa una terraza ornamentada con una balaustrada de estilo neobarroco. En los tramos laterales se sitúan unas pilastras que delimitan una sucesión ordenada de vanos. Destaca el tratamiento de la cantería; en la construcción se utilizó granito blanco de Ulló (Arcade) o de otro de similar calidad.